La familia, núcleo fundamental de la sociedad

Estrellas inactivasEstrellas inactivasEstrellas inactivasEstrellas inactivasEstrellas inactivas
 
Más de 4,300 familias se han conformado bajo las leyes de los hombres en Tegucigalpa y Comayagüela, bajo el Programa Bodas Gratis que implementan las autoridades edilicias de esta ciudad capital.
 
El 5 de septiembre de 1991, los Obispos de Honduras publicaban una carta pastoral sobre “Identidad y misión de la Familia”, En la que aconsejaban que se estableciera en el país el mes de agosto como el “mes del Matrimonio y la Familia”.
 
A partir de este escrito, se implementaron varias actividades e iniciativas, sobre todo a lo interno de la iglesia Católica; de ahí, que este mes, es ampliamente conocido, celebrado y vivido por la comunidad católica, como el “mes del Matrimonio y la Familia”.
 
Sobre este importante tema, la Subsecretaria de Derechos Humanos y Justicia, Karla Cueva manifestó que la familia es un factor fundamental para lograr importantes cambios en la sociedad.
 
En tal sentido, dijo que es importante que se dedique el mes de agosto para fomentar y fortalecer el núcleo familiar, en especial si se buscan alcanzar grandes transformaciones sociales y el respeto de los derechos humanos.
  
Agosto, mes de las bodas gratis
 
Más tarde, en 2006, la Alcaldía Municipal del Distrito Central instituyó el Programa Bodas Gratis, mismo que permite que quienes desean unirse en matrimonio, lo hagan de forma gratuita, todos los viernes del mes de agosto, solo cumpliendo con los requisitos establecidos por la ley.
 
Desde la implementación de esta iniciativa en la municipalidad capitalina, más de 4,300 familias se han constituido en Tegucigalpa y Comayagüela de forma gratuita.
 
Solo durante el último viernes de agosto de 2013, 411 parejas se casaron en un acto celebrado en la plaza Los Dolores del centro de la ciudad capital.
 
Mucho se ha mencionado, que la familia es el núcleo fundamental de la sociedad, concepto que se afianza con la frase tantas veces repetida: “Familias unidas y fuertes, heredarán sociedades sanas y sólidas”. Partiendo de esta premisa, es evidente el deterioro que experimenta la institucionalidad de la familia, que por diversos factores está siendo sacudida en sus cimientos más profundos.
 
Urge entonces, que volvamos la mirada a la familia, institución que por excelencia es la responsable de implantar valores que contribuyan a tener una mejor sociedad y por ende, un mejor país. 
 

© 2019 - Secretaría Gobernación, Justicia y Descentralización (SGJD) - Unidad de Infotecnología
Buscar

Redes Sociales